Aware week 2018 es un movimiento global patrocinado por la ONG Project Aware, un llamado a tomar consciencia del daño que estamos ocasionando a nuestros océanos y las acciones que podemos tomar en nuestra vida cotidiana para aminorar el impacto causado.

Spondylus se sumó a este llamado y organizamos la Semana Aware, donde combinamos el curso de especialidad PADI Dive Against Debris y una jornada de limpieza submarina en la zona de Pucusana.

Este curso resulta muy interesante y útil, te sensibiliza con respecto al gran daño que hace el plástico en el océano y la inmensa cantidad que ya está en el agua y no se puede recuperar, el 70% de la basura del mar termina hundiéndose, sólo los buzos tienen la capacidad para poder recuperarla. Además, el plástico se microparticula y termina como alimento para el plancton, peces y demás organismos de la cadena, siendo ingerido en última instancia por los seres humanos, un daño realmente terrible para todos.

Con todos los buzos capacitados con el curso y preparados para las labores de limpieza submarina con bolsas de malla y guantes, tomamos rumbo desde el Yacht Club de Pucusana hacia la zona de limpieza. Escogimos una zona cercana de la bahía donde siempre están ancladas numerosas embarcaciones de pesca, intuíamos que ahi encontraríamos mucho material para nuestra tarea.

21 Buzos en 2 lanchas, muy motivados y con ganas de hacer algo positivo por nuestro planeta empezamos nuestras labores bajo el mar, trabajamos en parejas como todo buceo seguro e iniciamos la recolección de desechos. Nuestros presagios se convirtieron en realidad y nos encontramos con gran cantidad de material de desecho bajo el agua. El buceo que estaba planificado para 45 min terminó en menos de 30 min debido a que las bolsas de malla se llenaron rápidamente. Empezamos a subir las pesadas bolsas a los botes, la situación fue un poco más complicada de lo previsto…

Llegamos al muelle y desembarcamos, nos preparamos para realizar el pesaje, clasificación y reporte de la basura recolectada. En total obtuvimos 152 kg de basura, mucho plásticos, pilas, prendas de ropa,bujías, botellas de vidrio, botas de jebe, celulares, reflectores de luz, cubiertos, pero lo que más nos sorprendió fue la gran cantidad de filtros de aceite provenientes de los motores de las embarcaciones, estos objetos son sumamente contaminantes y tóxicos debido al aceite que contienen y de ninguna manera se deben arrojar al mar. La basura recolectada fue puesta a disposición de un centro de reciclaje para su apropiado procesamiento.

Para todos fue una experiencia enriquecedora y de concientización con respecto al gran daño que ocasionamos a la gran fuente de vida que son los océanos. Esperamos que estas iniciativas ayuden a todos a contaminar menos, que es la gran solución, sobre todo de productos altamente contaminante como el plástico, aceite, y demás hidrocarburos.

Por nuestro lado nos comprometemos a realizar laboras de limpieza submarina de manera más frecuente y a reciclar la basura de nuestras labores diarias.

Animamos a todos a tomar acción al respecto, consideren que mucha de la basura que arrojamos en nuestro tachos termina vertida en el mar: reduzcamos consumo, reduzcamos basura, reciclemos y eduquemos más.

Gracias a todos nuestros buzos que colaboraron con la limpieza y un agradecimiento especial a Mobil del Perú por apoyar esta iniciativa.